Archivo de la categoría: Personal

Mi hermosa princesa…

Es el tercer día de la semana y el ruido de los equipos de producción me roban mi concentración. Han pasado poco más de un par de meses desde la última vez que nos vimos, y a pesar de que cada día dueles menos (gracias a la rutina y al tiempo que todo lo mitiga), aún te recuerdo. Siento que no debería escribir sobre ti, no porque no lo merezcas sino porque no quiero revivir viejas heridas, sin embargo hay algo pendiente, que siento, faltó por decirnos o por decirte, y estoy seguro que de alguna manera me servirá de terapia el poder escribirlas.

Es cierto, tú y yo compartimos muchas cosas cuando estuvimos juntos, y te aseguro que esos momentos los atesoro como unos de los mejores de mi vida. Fue un poco chusca la manera en que nos conocimos, bueno… a decir verdad… ya nos conocíamos porque trabajábamos en la misma empresa pero jamás hubo un acercamiento serio de mi parte hacia ti por las tontas políticas de prohibición de relaciones entre sus empleados y porque también tú tenías una pareja estable en esos momentos. Pero el destino se encargó de darnos una oportunidad y no me arrepiento de haberla tomado.

¿Recuerdas? Fue cuando nos mudamos de casa que te volví a ver. Estabas hermosa y tu sonrisa era radiante. Te vi y te sonreí… tú me devolviste la sonrisa y te metiste a tu casa corriendo como una niña que hubiese hecho una travesura. Te mandé un mensaje y te agregué en mi redes sociales. No tardaste mucho en contestar, fue muy lindo platicar contigo por primera vez sin presiones, ya que hacía tiempo habías renunciado a tu empleo en la empresa. De la plática vinieron las imágenes, las confesiones, los relatos, las canciones, las indirectas, las directas y por último la confianza de poder vernos en mi casa y tomar una taza de café.

Ese día me sentía un poco nervioso, debo admitirlo, pero fue muy bonito que invadieras mi cocina y prepararas el café, mientras yo colocaba la mesa y ponía en una bandeja el pan que compré para esa ocasión. La plática fue muy agradable y se prolongó demasiado. Te despediste pero con ganas de no irte. Esa noche seguimos platicando por mensajes y nació algo palpable entre nosotros, limpio e inocente. Quedamos de volver a vernos al otro día y así fue, nos sentamos juntos en el sofa de la casa y retomamos la plática de la noche anterior. Cuando de repente y sin pensar te dí un beso… tú, me correspondiste y ahí empezó una de las historias más bonitas de mi vida. Pude conocerte mucho más, tu inocencia, tus miedos, tus inseguridades, tus fortalezas, tu ternura… supe tantas cosas de ti que empezó a nacer en mi un sentimiento que hacía mucho no tenía, “algo” que me hacía querer protegerte de todo y de todos, “algo” que me impulsaba a decirte que todo estaría bien de ahora en adelante.

Aún tengo en mi memoria la tarde que te pedí ser mi novia… fue muy lindo y tierno, nos llenamos de besos y miradas con las que no hacía falta decir nada, todo estaba implícito en cada uno de ellas. Nos abrazamos, te acomodaste en mi pecho como queriendo oir lo que mi corazón decía, mientras yo besaba tu pelo y te decía que estaba muy feliz por tu respuesta. De sólo recordar la escena, se me ha escapado una sonrisa de complicidad por lo emotivo del momento.

¿Recuerdas también el día que te dieron un nuevo empleo? Esa noche estuvo llena de confusiones y malos entendidos, sólo de recordarlo, me da un poco de nostalgía y me sonrío irónicamente por lo tonto de la situación. Imagina el escenario: “Yo, organizando una cena sorpresa con velas y flores para celebrar tu nuevo trabajo, y después yo botando todo a la basura porque se prolongó tanto la junta de la designación de los puestos donde iba incluido el tuyo que llegaste ya muy tarde, sin contar conque hiciste todo lo posible para que te vinieran a dejar a casa primero y contármelo todo”. La verdad me da risa no por ti, ni por la situación, sino por lo patético que estuve. Pensé que había terminado todo, te mandé una imagen y correspondiste con otra similar, platicamos y resolvimos el problema. Esa separación nos dolió mucho a ambos, pero creo que después de ese suceso nuestra relación fue mucho mejor en todos los sentidos.

Me encantaba estar contigo, escucharte, ver como te desvivías por tu hija, tu familia y tus amistades. Tus gestos, tu sonrisa, tus miradas, la forma en que bromeábamos y el como te dirigías a mi. Fue algo a lo que estaba dispuesto a acostumbrarme para el resto de mi vida, sin embargo, no todas las cosas salen como uno quisiera. Bien dicen: “Quieres hacer reír a Dios… cuéntale tus planes”. Sigo sin comprender el por qué nos dijimos adiós, es decir, recuerdo los diálogos, las excusas que nos dimos y la decisión que tomamos, pero creo que nos quedamos a deber algo, que te quedé a deber algo. Honestamente creo que no debí dejarte ir, debí pelear, insistir, vernos, platicar, arreglar las cosas entre nosotros y no terminar como ahora, como dos completos extraños en un mundo en el que vivimos a una pedrada de distancia.

Hice todo lo contrario… lo hecho, hecho está. Desde hace mucho aprendí a vivir con las consecuencias de mis actos, y si bien, no siempre he tomado las mejores decisiones, al menos obtengo la experiencia que me brindan y me hacen ser mucho mejor persona cada día. Aprendí a no dejarme vencer por las situaciones que la vida nos plantea. Estoy consiente de que todas las complicaciones que se nos presentan, son como la sal que se le agrega a la comida, sin ella, la vida seria muy simple y sin sazón. No te guardo rencor, no te odio, ni mucho menos te deseo mal alguno. Fuiste una parte muy importante en mi vida y te agradezco por todo el tiempo que compartimos juntos. Te deseo todo lo mejor del mundo, lamento no poder ser tu amigo en estos momentos y me disculpo por no haber podido terminar en mejores términos. Tal vez con el tiempo podamos volver a vernos y tratar de serlo… Dios dirá. Eres una persona maravillosa con un corazón enorme y lleno de ternura. ¿Sabes? Ya no duele tanto… y estas letras que acabas de lees, lo demuestran. Creo que eso es lo que me faltó por decirte.

Que Dios te bendiga siempre…
Mi hermosa princesa.

JMRL

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Personal, Poemas y Pensamientos

Sólo un sueño más de ti…

Anoche te volví a soñar… íbamos en un medio de transporte colectivo rumbo a casa saliendo de trabajo. Yo iba sentado solo, meditando las actividades que había dejado pendientes para el otro día, cuando de repente apareciste. Caminaste hacia mi y me preguntaste si no me molestaba el que te sentaras a mi lado. Yo no sabía que responder… me quedé sin habla, sólo sonreí y tú, tímidamente, me devolviste la sonrisa. Te sentaste de lado encima de mis piernas y te acurrucaste entre mis brazos mientras recargabas tu cabeza sobre mi pecho. Te veías tan indefensa con tu cuerpo tan frágil y pequeño que me maldecía a mi mismo porque en esos momentos libraba una batalla en mi mente por tratar de no tener pensamientos pecaminosos hacia ti, hacia nosotros.

¿Sabes? Empecé a sentir un poco de miedo porque nos veía la gente, y aunque a mi no me importaba, sí sentía temor por ti, porque de antemano sé que no eres libre, que tienes una pareja que aunque también conozco, no me jacto de llamarlo amigo. Tú notaste mi nerviosismo (sí, eso era lo que en realidad sentía), y me dirigiste una mirada tierna haciéndome entender que todo estaba bien, que necesitabas ese abrazo, que tanta falta te hacía. Yo seguía embelesado y perdido en la profundidad de tus ojos cuando el chofer detuvo la unidad anunciando con esto la llegada a nuestro destino. Bajamos tomados de la mano mientras la gente murmuraba en voz baja y nos veía con malos ojos pero no les dimos importancia. Caminamos una cuadra, luego otra y otra más hasta que perdí la cuenta. Francamente no me importaba a donde íbamos mientras fuera contigo… ¡Dios! Perdóname porque aunque sé que el desear a la mujer de mi prójimo es faltar a uno de tus preceptos, no pude evitarlo. Llegamos a una calle sino más bien oscura, sí estaba falta de iluminación. Nos detuvimos y volteaste hacia mi, me miraste a los ojos, te erguiste sobre la punta de tus pies y me diste el beso más tierno que jamás he recibido, limpio, puro, lleno de amor, húmedo y cálido a la vez. Soltaste mi mano para tomar mi cuello y yo a su vez tomé tu cintura, y nos envolvimos para hacer ese beso más profundo y tratar de eternizar ese momento maravilloso y memorable. Perdí la noción del tiempo y seguía con mis ojos cerrados cuando sentí que te alejabas, ibas caminando hacia atrás pero te veías feliz, con una sonrisa amplia que iluminaba tu rostro haciendo más perfectas tus facciones, mientras yo sentía que una nostalgia invadía mi corazón, creo que esa era tu manera de despedirte de mi y agradecerme por todo lo que vivimos juntos. Intenté correr hacia ti pero mis pies no respondían, sentí un nudo en la garganta porque quise gritar y pedir que te quedaras, que no me dejaras solo… pero no pude. Era tanta mi desesperación que desperté gritando tu nombre y entonces comprendí que todo había sido un sueño. Volví a mi realidad… a la rutina diaria… volví a morir.

JMRL

Deja un comentario

Archivado bajo Personal, Poemas y Pensamientos

Felices Fiestas

    Pues ahí tienen mis buenos deseos y ojalá este año venidero traiga la felicidad y la paz que todos anhelamos, espero que todas sus inquietudes se resuelvan, que logren todos sus propósitos, cumplan todas sus metas, que no les falte la salud y logren su realización como personas.
 
    Atte… Pues Yo ¿Qué, no?

Deja un comentario

Archivado bajo Personal

Ya me había tardado en escribir…

    Pues bien, he aquí, que pretendo narrar lo ocurrido en el viaje que hicimos a San Juan de los Lagos, desgraciadamente solo pudimos ir 3, pero nos la pasamos genial. Bien dicen que no conoces lo suficiente a una persona hasta que convives con ella y eso fue lo que ocurrió, rayos, espero que no se hayan quedado con una mala impresión mía ja ja ja. Bueno el caso es que el viaje siento que nos unió aún más, la verdad me divertí mucho con Conchis y con Teo, sin decir de toda esa gente que tan amablemente nos trató en los lugares en los que estuvimos.
 
    Considero que fue una bonita experiencia, nuestra amistad se solidificó más y logré notar ciertos aspectos de ellos que no conocía o a los que no les había puesto suficiente atención, creo que no necesito decirles que fue lo que noté porque ya lo saben, lo único que lamente es haberme tardado tanto en escribirlo si fue hace casi un mes.
 
    En fin, ojalá y se pudiera repetir, aunque se que por cuestiones de trabajo será muy difícil y nada me haría más feliz de que pudieramos ir ahora sí todos, saben a que me refiero. Cuídense mucho amigos, los extraño y ojalá tuviera más tiempo para compartirlo con ustedes…

Deja un comentario

Archivado bajo Personal

Menos Presión

    He estado pensando mucho en lo que ha pasado conmigo estos últimos días, y la verdad estoy a punto de dar un giro completo en mi vida, no prometo cambiar de la noche a la mañana pero si les aseguro que aunque será gradual va a ser notorio. Tomaré de manera más ligera las cosas de las que no tiene sentido preocuparse, no voy a ahogarme en un vaso de agua por cualquier detalle pequeño y valoraré más a la gente a mi alrededor, a mi familia, a mis amigos y a los compañeros de trabajo.
 
    Me daré más tiempo para terminar de comprender de que estoy hecho por dentro y por fuera. Volveré a tratar de ser como cuando se es niño, que es la etapa en la que no nos preocupa que vamos a comer, que voy a vestir, cuanto dinero tengo, etc. Eso es lo que deseo y es lo que pienso cumplir.

Deja un comentario

Archivado bajo Personal

Necesito cambiar

    Últimamente me he sentido muy encasillado, creo que la monotonía me ha hecho esclavo y la verdad no me siento muy a gusto, necesito hacer otras cosas y aprender a valorar más el tiempo que tengo para mi solo ya que no lo he sabido aprovechar. No se sí sea el trabajo o a lo mejor ya necesito unas vacaciones (que no me van a dar), pero no tengo ganas de hacer nada. Llegó a la casa y ni siquiera me dan ganas de ir al centro, a cenar, al cine o irme de parranda, en pocas palabras me da flojera.
 
    Tal vez necesito ayuda para administrar mi tiempo, ponerme metas y cumplirlas. No sé que pensar, todas las noches me hago la firme intención de que al otro día voy a levantarme temprano, hacer un poco de ejercicio (que dicho sea de paso buena falta me hace) y llegar con las pilas bien puestas al trabajo, pero no es así. Veo el despertador cuando suena y lo vuelvo a programar una hora más tarde.
 
    He llegado a la conclusión de que tal vez sea un problema severo de valemadritis, y créanme cuando les digo que mucho tiene que ver con el ambiente en el que estoy. Me siento desanimado porque por más esfuerzos que le pongo, las cosas siguen igual, mi salario no mejora, los problemas no se solucionan y mi salud va de mal en peor. Estoy agotado física y mentalmente. Se está apagando la chispa que me mantenía despierto, ya no se que hacer. Espero que este lapso pase pronto…

Deja un comentario

Archivado bajo Personal

Felicidad…

    Hoy dan de alta a mi hermano, la verdad ha sido una semana muy pesada para toda mi familia, con el problema de mi mamá y la operación de mi hermano hemos estado muy tensos. Gracias a Dios, todo ha salido bien y nos hemos dado cuenta de que había personas a las que no apreciabamos lo suficiente y que sin embargo han estado con nosotros al pie del cañón apoyándonos en todo momento. Dios es muy grande, y nos ha permitido pasar este trance unidos y sin dejarnos caer.

    El Domingo estuve todo el día con mi hermano en el Sanatorio, lo ví muy recuperado y los Doctores estaban muy optimistas por su estado de Salud, aún así no me esperaba que lo dieran de alta tan pronto. Lo único que me preocupa en este momento es de que necesita un lugar tranquilo para descansar, y créanme cuando los digo que mi casa no tiene  nada de eso, con los ladridos de los perros y los gritos de mi sobrinas, será difícil que descanse. De todos modos, lo más importante es que ya va a estar en casa con nosotros, confíemos en Dios de que pueda pasar los días sin ninguna novedad y que su recuperación total sea rápida.

Deja un comentario

Archivado bajo Personal